Las autoridades fiscales españolas imponen desde hace ya años a empresas establecidas fuera de la UE que deseen operar en España la obligación de nombrar un representante fiscal con domicilio en España que les represente en sus relaciones con la Administración Tributaria. Dicha obligación supone, entre otras, un sobrecoste importante para esas empresas frente…