Vivir en un país y trabajar en otro es lo que se denomina nomadismo profesional, una situación cada vez más habitual. Sin embargo, hay que prestar atención a la norma fiscal, ya que España no ha firmado ningún acuerdo de teletrabajo con Francia.

Según los datos proporcionados por el Ministerio de Economía, durante la pandemia se ha triplicado el porcentaje de personas que teletrabajan, que actualmente es de un 15%. Entre las personas que teletrabajan, hay cada vez más empleados que residen en un lugar diferente al de la empresa para la que trabajan.

 

Sueldos extranjeros y calidad de vida española

El caso de los «nómadas profesionales» no suponía ningún problema ya que se trataba de una situación temporal al comienzo de la pandemia. Sin embargo, si la estancia se alarga, la administración fiscal española puede exigir responsabilidades.

«Para determinar dónde se paga el impuesto sobre la renta se tiene en cuenta la residencia y no la nacionalidad».

Francia ha prorrogado los acuerdos de teletrabajo hasta el 31 de junio de 2022 con cinco de sus vecinos con el objeto de establecer un marco para los salarios percibidos en caso de teletrabajo. Sin embargo, España no lo ha firmado.

Ahora bien, tal y como indica François Blin, socio de Bové Montero y Asociados «para determinar dónde se paga el impuesto sobre la renta se tiene en cuenta la residencia y no la nacionalidad, como mucha gente cree«.

Si una persona trabaja en España más de 183 días, la administración fiscal le considerará residente fiscal en España, aunque el salario proceda de Francia.

 

¿Dónde se encuentra la residencia fiscal?

Según el artículo 9 de la Ley 35/2006 sobre el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) se entenderá que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando se dé cualquiera de las siguientes circunstancias: «Si se puede justificar – explica François Blin– la residencia en territorio español por más de 183 días, la administración fiscal española considerará que es residente fiscal en España, aunque tenga recursos franceses«.

La segunda circunstancia está relacionada con la ubicación en la que se encuentra el núcleo principal de actividades o intereses económicos. Por último, se considera que la residencia se ubica en territorio español si el cónyuge e hijos menores residen en España.

Por lo tanto, es fundamental conocer el número de días que se ha pasado en cada lugar y conservar todos los documentos, recibos y facturas que puedan demostrar el lugar de residencia en caso de conflicto con las autoridades fiscales.

 

¿Dónde se pagan los impuestos?

Si el trabajador establece su residencia habitual en territorio español, será considerado como contribuyente del IRPF, y por lo tanto tendrá que tributar en España sobre su renta mundial, independientemente del lugar en el que se haya generado la renta y de la residencia del pagador (artículo 2 de la misma Ley).

 

Teletrabajo en el extranjero: Consecuencias para la empresa

Y aquí surge otro problema. Del mismo modo que la fiscalidad puede convertirse en un dolor de cabeza para los nómadas profesionales, las consecuencias para la empresa pueden ser graves, ya que en algunas situaciones podría verse obligada a pagar también impuestos en España.                                         «Cada vez recibimos más consultas de empresas sobre el tema del teletrabajo -destaca el socio de Bové Montero y Asociados- debido a los posibles problemas de prospección o de reconocimiento como establecimiento permanente, ya sea en España o en Francia».

 

Una ley para atraer a los nómadas digitales a España

A finales de diciembre de 2021, el Gobierno publicó un proyecto de ley conocido como «Ley de Startups», destinado a fomentar que los profesionales altamente cualificados de empresas extranjeras teletrabajen desde España.

Cada vez recibimos más consultas de empresas sobre el tema del teletrabajo

Se les proporcionará un visado de residencia de un año, renovable por otros dos, y recibirán importantes beneficios fiscales (similares a los de la Ley Beckham), como la reducción del impuesto sobre la renta. Pero no se espera que la ley se apruebe antes de finales de 2022.

 

Plataforma WorkBay en Málaga

A la espera de esta ley, Málaga puso en marcha en 2021 la plataforma WorkBay con el objetivo de atraer a estos profesionales de todo el mundo que pudieran teletrabajar y, al mismo tiempo, disfrutar de la calidad de vida de la ciudad andaluza.

Algunos países ya ofrecen visados para nómadas digitales, con requisitos que varían según la legislación de cada país, en términos de duración del permiso de residencia, ingresos mínimos o beneficios fiscales.

 

Via https://lepetitjournal.com/vivre-a-barcelone/teletravail-espagne-impots-337245