consolidacion fiscal

 

Inversión extranjera en España – Consolidación Fiscal

Las filiales españolas y establecimientos permanentes en España, que estén controladas de forma directa o indirecta por una entidad extranjera, tendrán la posibilidad de acogerse al régimen especial de consolidación fiscal previsto en la Ley del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, el “IS”). Este régimen destaca por sus ventajas y ahorros fiscales y por ser una forma eficiente de estructurar la inversión extranjera en España.

El régimen de consolidación fiscal del IS se aplica cuando en España existen al menos dos entidades o una entidad y un establecimiento permanente.

Para poder acogerse a este régimen especial se exige, entre otros, que la entidad dominante (pudiendo tener o no su residencia fiscal en territorio español) posea, directa o indirectamente, al menos el 75% del capital social y la mayoría de los derechos de voto de las entidades y establecimientos permanentes localizados en España (es decir, las “entidades dependientes”). Cuando dichas entidades estén admitidas a negociación en un mercado regulado, bastará con una participación, directa o indirecta, del 70%.

consolidacion fiscal

A grandes rasgos, este régimen es de especial interés dado que, si el grupo español en su conjunto genera un beneficio, se permite compensar las pérdidas (técnicamente, las bases imponibles negativas) que genera una entidad del grupo con los beneficios (técnicamente, las bases imponibles positivas) generados por otra entidad del grupo en el mismo ejercicio. Este mecanismo supone un ahorro inmediato para el grupo en su conjunto. Sin embargo, téngase en cuenta que las bases imponibles negativas generadas por cualquier entidad del grupo con anterioridad a su inclusión en el grupo fiscal, solo podrán ser compensadas con los propios beneficios que genere en el futuro la misma entidad (es decir, la entidad que generó las pérdidas en cuestión).

Otras ventajas del régimen de la consolidación fiscal del IS son: (i) se elimina la obligación de documentar las operaciones vinculadas realizadas entre las entidades del grupo fiscal español y (ii) se exime de practicar retención sobre las operaciones llevadas a cabo entre las entidades del grupo.

Las principales desventajas derivadas del régimen son: (i) la elaboración anual de un balance, una cuenta de pérdidas y ganancias y un estado de cambios en el patrimonio neto consolidados, (ii) la interrupción de la prescripción fiscal de todas las de entidades del grupo cuando cualquier entidad es objeto de una comprobación o inspección tributaria, (iii) la responsabilidad solidaria de todas las entidades del grupo frente a las deudas del grupo y (iv) el cómputo de la limitación de gastos financieros y la compensación de bases imponibles negativas, así como la franquicia del millón de euros en la compensación de bases imponibles negativas, se efectúa a nivel del grupo fiscal.

En definitiva, si bien debe analizarse en detalle cada caso concreto, el régimen de consolidación fiscal del IS es una forma eficiente de estructurar las inversiones extranjeras en España.

El equipo de Bové Montero y Asociados sigue trabajando de forma remota y está a su disposición para aclararle cualquier duda que pueda tener al respecto y seguir apoyándole en todo lo que necesite.