Información no fianciera

 

 

A finales del 2018 entraba en vigor la Ley 11/2018, de 28 de diciembre, que transponía la Directiva sobre la divulgación de información no financiera y diversidad por parte de determinadas grandes empresas y grupos. Mediante esta Ley se obliga a los administradores de dichas entidades mercantiles a elaborar un estado de información no financiera (EINF), que será un documento unido a las cuentas anuales y que estará sujeta a la verificación por parte de un tercero independiente.

Para los ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2018, las entidades o grupos consolidados obligadas a elaborar el EINF son aquellas que cumplan los siguientes dos requisitos:

  • Que la plantilla media durante el ejercicio sea superior a 500.
  • Que sean entidades de interés público (esto es, entidades bancarias, aseguradoras, etc.) o entidades que cumplan dos de los siguientes tres requisitos durante dos ejercicios consecutivos:
  1. total activo superior a 20 millones de euros;
  2. importe neto de la cifra de negocios superior a 40 millones de euros; o
  3. plantilla media superior a 500.

Para los ejercicios iniciados a partir del 1 de enero del 2021 (incluido) el requisito relativo a la plantilla se reduce a 250 empleados.

A grandes rasgos, el EINF resume las políticas sobre responsabilidad social corporativa de la entidad. En concreto, el documento debe contener información relativa, por lo menos, a cuestiones (i) medioambientales, (ii) sociales y relativas al personal, (iii) sobre el respeto de los derechos humanos y (iv) sobre la lucha contra la corrupción y el soborno. Además, deberá incluir información sobre los compromisos de la empresa con el desarrollo sostenible, la subcontratación y proveedores, los consumidores, la información fiscal y cualquier otra información que sea significativa. Deberán facilitarse una serie de indicadores clave para cada materia del EINF.

El EINF deberá ser formulado por los administradores de la entidad en cuestión y estará sujeto a la obligación de verificación por parte de un experto independiente, como un auditor de cuentas.

En los grupos consolidados, las entidades dependientes españolas no deberán elaborar este documento siempre y cuando el EINF del grupo contenga toda la información prevista en la Directiva. No obstante, la filial española (o el subgrupo español) estará obligada a publicar el EINF de acuerdo con la normativa española. Obsérvese que la normativa española incluye más obligaciones de información que los previstos en la citada Directiva. En consecuencia, en el caso de grupos consolidados con entidades dominantes situadas en el extranjero, la filial española (o el subgrupo español) deberá elaborar (i) un EINF individual completo que se ajuste a la normativa española o bien (ii) un EINF individual parcial que incluya la información complementaria exigida por la normativa española en comparación con la Directiva.

Desde Bové Montero y Asociados nos ofrecemos a ayudarles a resolver cualquier duda que puedan tener sobre este asunto y a llevar a cabo la verificación del EINF.

 

Autores:

Francisco Ocaña

Francisco Ocaña
Auditor, Madrid
focana@bovemontero.com
+34 91 561 54 14

Andreu Bové

Andreu Bové
Asesor Fiscal, Madrid
above@bovemontero.com
+34 91 561 54 14